Hablando de dolor

El dolor es una de las principales causas de consulta médica en nuestro país. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) lo define como “una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular, real o potencial, o descrita en términos de dicha lesión”.

Dolor agudo

En su primera valoración, el dolor es vivido como un síntoma de alarma. Nos avisa de que algo amenaza nuestra integridad obligándonos a realizar conductas que nos eviten un mayor daño, esto definiría el dolor agudo; podemos decir que su misión es realmente útil. El tratamiento de este dolor irá encaminado a la resolución de la causa desencadenante.

Dolor crónico

Pero el dolor no siempre implica la existencia de un daño físico, como en ocasiones ocurre con algunos tipos de dolor crónico. La causa desencadenante puede ya no estar presente,  ya no tiene utilidad objetiva, convirtiéndose en la propia enfermedad. Este tipo de dolor representa un importante impacto negativo en la vida de la persona que lo sufre, tanto a nivel físico como emocional y social, agravando el sufrimiento que de por sí lleva inherente.

Tipos de Dolor Crónico

Dolor crónico de origen no oncológico
Dolor de espalda
(cervical, dorsal, lumbar y ciática)
____
Dolor miofascial
(dolor muscular, tendones, ligamentos y fascias)
____
Dolor osteoarticular
(dolor de huesos y articulaciones)
____
Dolor por isquemia
(dolor por falta de circulación, por ejemplo en las piernas)
____
Dolor visceral
(dolor profundo y mal localizado en abdomen y/o tórax)
____
Dolor postquirúrgico
(dolor postoperatorio que perdura en el tiempo más de lo habitual)
____
Dolor neuropático
(dolor por lesión en el sistema nervioso periférico y/o central)
____
Cefaleas
(dolor de cabeza y algias faciales)

Dolor crónico de origen oncológico
Relacionado a enfermedad por cáncer.